Anne Lewis :
STORY & VIDEO PODCAST | Asilo, terror, y el futuro #5: De militar a narcotroficante

Basado en casos documentados por Jennifer Harbury…

Asilio, Terror, y el Futuro #5 De militar a narcotroficante. Basado en historias de casos de Jennifer Harbury from Anne Lewis on Vimeo.

Por Anne Lewis | The Rag Blog | 28 de Julio, 2019


Cuando la gente dice que el huyo forzado y actual de trabajadores y familias, el uso de la fuerza militar, los campos de concentración, la denegación de entrada para los refugiados, el arrebatamiento de niños de los brazos de sus madres y padres son nuevos en la Administración de Trump, tienen poca comprensión de nuestra historia. Es fácil encontrar ejemplos de todo esto – basados en la creencia de que la América es racialmente blanca, ética y políticamente superior a otras naciones y pueblos, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras nacionales.

Este podcast explora con Jennifer Harbury por qué tantos refugiados huyen de América Central a pesar de que conocen muy bien el peligro del viaje con secuestro, violación y tormento físico, y el potencial de tortura, encarcelamiento y deportación a través de nuestra frontera.

La participación documentada de la CIA en los países del Triángulo del Norte comenzó en Guatemala en 1954 bajo el presidente Eisenhower y continuó a través de una paz negociada por la ONU en 1996. En la década de 1980, la Administración Reagan estacionó a miles de tropas estadounidenses para entrenar a los rebeldes de derecha en Honduras. En El Salvador, el Batallón Atlacatl, capacitado y financiado por los EE. UU., Mató a hasta 1,000 hombres, mujeres y niños en una aldea, y la Administración Reagan, bajo una política de contención de la Guerra Fría, lanzó una guerra en Guatemala que resultó en un estimado de 150,000 muertes de civiles, 85% cometido por escuadrones de la muerte entrenados en Estados Unidos.

Durante un siglo, el gobierno de los Estados Unidos ha intervenido en nombre de la United Fruit Company, las compañías de café, las compañías mineras y los dictadores de derecha en contra de los esfuerzos para la autoemancipación y la liberación de la población principalmente indígena. La idea del Destino Manifiesto (que los Estados Unidos bajo Dios deberían difundir la democracia y el capitalismo en todo el continente), seguida de la declaración de 1904 de Theodore Roosevelt de que somos “el poder policial internacional” en América Latina, ha proporcionado una base moralmente equívoca.

¿Por qué deberíamos sentirnos responsables de los refugiados con solicitudes de asilo del Triángulo Norte centroamericana en los cientos de miles?

Refugiado Tamal en Gran Bretaña, A. Sivanandan expresó esto simplemente y bien. “Estamos aquí porque estabas allí”.

Si miramos hacia el futuro, las ideas liberales de inclusión y humanidad compartida, aunque éticas y correctas, no nos llevarán muy lejos en contra de la administración actual. Los programas económicos como el nuevo plan Marshall propuesto por Julián Castro, aunque bien intencionado, parecen ser un malentendido de Europa occidental posterior a la Segunda Guerra Mundial y las condiciones actuales en el Triángulo del Norte. Agregue a ese escepticismo real sobre cuánto debe intervenir EE. UU. en las economías de otras naciones y cuánto podemos y haremos para mejorar las condiciones de los trabajadores en esas naciones.

En cambio, podríamos buscar soluciones como el sacerdote de Columbia durante la era del cartel de Medellín, que propuso la legalización de los narcóticos, todos los narcóticos; o los esfuerzos para transformar los acuerdos comerciales, como el CAFTA, en algo que beneficie a los trabajadores agrícolas en sus países de origen al establecer estándares internacionales de salarios, beneficios y medioambientales; o apoyo a los sindicatos internacionales; o apoyo a los movimientos indígenas hacia la liberación y el control obrero; o incluso una promesa verdadera de que los militares de los Estados Unidos no participarán en ninguna capacidad de proporcionar armas, dinero y entrenar a torturadores y asesinos: cerrar la Escuela de las Américas / WHINSEC este noviembre en honor del 30 aniversario de la masacre de la Universidad Centroamericana. La lista de soluciones podría seguir y seguir basándose en los principios de la autodeterminación, el autoempoderamiento y el derecho internacional.


Jennifer Harbury abogada y activista de derechos humanos.


[Anne Lewis es una cineasta y documentalista cuyos trabajos incluyen: On Our own land / En nuestra tierra (Premio DuPont-Columbia), Fast Food Women / Mujeres de Comida Rápida (POV), Justice in the Coalfields / Justicia en las carboníferas (Gold Plaque, Intercom), y Morristown: In the air and sun about Factory job loss and the rights of immigrants / Morristown: En el aire y bajo el sol, acerca de los despidos y los derechos de los inmigrantes en las fábricas. Su última película, A strike and an uprising (in Texas) / Una huelga y un levantamiento (en Tejas), una reflexión sobre la huelga de los trabajadores de nueces la década de 1930 en San Antonio y el levantamiento de los sindicatos en Nacogdoches, Texas en la década de los 80 (Premio del público, Cine Las Américas). Actualmente trabaja en la mesa ejecutiva del sindicato de empleados del estado de Texas TSEU-CWA 6186 y es profesora de pregrado y postgrado en la Universidad de Texas en Austin.]


This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.